XII Congreso (Inter)Nacional Psicología Jurídica y Forense

El pasado mes de febrero pude disfrutar de este congreso dedicado al ámbito en el que trabajo y estudio

Cuando digo «pude disfrutar», no me refiero solo por la formación, el intercambio de inquietudes y las ideas que me llevé, sino, por salir de casa, y es que hoy, pocas semanas después, estamos confinados debido a la crisis sanitaria del COVID-19.

La investigación que presentamos fue la siguiente:

Título: Perfiles de riesgo en adolescentes con medidas no privativas de libertad

Palabras Clave: Menores infractores, factores de riesgo, IGI-J, VRAI

Autores: Aarón Argudo; Xose Antón Gómez-Fraguela; Lorena Maneiro

Introducción

La delincuencia juvenil es una de las problemáticas que mayor interés ha despertado a lo largo de las últimas décadas debido a las consecuencias e implicaciones que genera, tanto para los individuos como para el resto de la sociedad. Debido a ello, han sido numerosos los trabajos que han tratado de identificar las causas de este fenómeno, proporcionando una visión global sobre diferentes factores disposicionales y contextuales a través de varios dominios (individual, familiar, escolar o social). Sin embargo, teniendo en cuenta la heterogeneidad que caracteriza al fenómeno de la delincuencia, se ha planteado que los efectos de los diferentes factores no son equivalentes ni independientes para todos los individuos y que, por tanto, las interacciones entre los factores de diferentes dominios podrían contribuir a la explicación del fenómeno, más allá del simple efecto acumulativo de los mismos. Desde una perspectiva centrada en la persona, se ha propuesto la existencia de diferentes patrones de riesgo en base a combinaciones específicas de diferentes factores de riesgo y de protección (i.e., perfiles de riesgo) que podrían, a su vez, estar diferencialmente relacionados con la conducta antisocial o delictiva.

Diferentes estudios han tratado de identificar subgrupos o perfiles de riesgo en base a la combinación de diferentes factores. En España, López-Romero et al. (2019) obtuvieron cuatro perfiles de riesgo (bajo riesgo, riesgo moderado, alto riesgo problemas familiares/dureza emocional, y alto riesgo impulsivo/incontrolado) a partir de las puntuaciones obtenidas en el protocolo de Valoración del Riesgo en Adolescentes Infractores. Al igual que López-Romero et al. (2019), la mayoría de investigaciones que tratan de identificar subgrupos o perfiles de riesgo en poblaciones de adolescentes implicados en el sistema de justicia juvenil utilizan herramientas de valoración del riesgo. Estas herramientas permiten, por un lado, determinar el riesgo de reincidencia y, por otro, contribuyen a la gestión del riesgo a través del desarrollo de intervenciones adaptadas al perfil de cada individuo. Siguiendo los principios de riesgo, necesidad y responsividad, planteados por Andrews y Bonta (2010), las intervenciones con infractores deben ser proporcionales al nivel de riesgo que presenten, dirigirse a la modificación de las necesidades criminógenas y adaptarse a las características de cada individuo.

Teniendo en cuenta todo ello, el presente trabajo tiene como objetivo principal identificar diferentes perfiles de riesgo en una muestra de adolescentes que han cumplido alguna medida judicial no privativa de libertad en la provincia de Lugo, así como la relación de cada uno de los perfiles con la tipología delictiva y la medida impuesta.

Método

La muestra total estuvo compuesta por 334 sujetos entre 14 y 21 años (M = 16,96; DT = 1,35), de los cuales un 77,2% eran varones (n = 258). Los participantes cumplieron alguna medida judicial en el Centro de Intervención Educativa en Medio Abierto (CIEMA) gestionado por la Fundación Educativa y Social Dignidade en virtud de un convenio de colaboración, firmado con la Consellería de Política Social de la Xunta de Galicia a quien le corresponde la titularidad.

La identificación de los subgrupos o perfiles de riesgo fue llevada a cabo a partir de los factores que componen el Inventario de Gestión e Intervención para Jóvenes (IGI-J) El IGI-J evalúa un total de 8 factores: delitos y medidas judiciales pasados y actuales, pautas educativas, educación formal o empleo, relación con el grupo de iguales, consumo de sustancias, ocio y diversión, personalidad y conducta y por último actitudes, valores y creencias. La evaluación del nivel de riesgo en cada uno de estos factores se clasifica en bajo, moderado o alto.

Por su parte, la tipología delictiva se evalúa en base a los datos de archivo registrados para cada uno de los casos. Específicamente, se evalúan los delitos de robo con violencia o intimidación, robo con fuerza, lesiones y delitos contra la seguridad vial en función la presencia o ausencia.

El análisis de perfiles fue llevado a cabo mediante un Análisis de Clases Latentes (ACL) en Mplus 7.4. En relación a los criterios empíricos, los siguientes índices fueron considerados: el Akaike Information Criteria (AIC), el Bayesian Information Criteria ajustado al tamaño de la muestra (ABIC), el valor de entropía, el índice Lo-Mendel-Rubin Adjusted Likelihood Ratio Test (LMR) y el Bootstrapped Likelihood Ratio Test (BLRT). Las diferencias entre cada uno de los subgrupos en relación a la tipología delictiva y el tipo de medida no privativa de libertad fueron evaluadas a través de tablas de contingencia.

Resultados

El ACL incluyó un total de cuatro modelos que fueron analizados especificando el número de clases de una a cuatro. Los resultados evidenciaron un mejor ajuste para el modelo de cuatro clases. Además de ser el modelo con mejor ajuste, la solución de cuatro clases converge a nivel teórico con diferentes perfiles delictivos adolescentes, por lo que fue considerada como la mejor solución. Este modelo clasificó a los individuos en cuatro grupos: un grupo de bajo riesgo (21%); un grupo de riesgo alto (29%); y dos grupos de riesgo moderado, un grupo de riesgo moderado psicosocial/actitudes (16%) y un grupo de riesgo moderado familia/escuela, personalidad (34%). El grupo de bajo riesgo presentó puntuaciones por debajo de la media en todos los factores de riesgo; el grupo de riesgo alto mostró puntuaciones por encima de la media en todos los factores de riesgo; mientras que los dos grupos de riesgo moderado se diferenciaron significativamente en delitos previos, iguales antisociales, consumo de sustancias y actitudes antisociales, siendo el grupo de riesgo moderado psicosocial/actitudes el que evidenció las puntuaciones más elevadas. Los resultados evidenciaron relaciones diferenciales de los diferentes perfiles de riesgo con las tipologías delictivas analizadas y las medidas impuestas.

Discusión

Podemos concluir, a partir de los datos, que se identifican factores de riesgo diferenciales entre los menores con los delitos analizados, que a su vez estos delitos, son los que mayor porcentaje de infractores representan, tanto a nivel de la provincia de Lugo como en el resto del Estado, según se recoge en los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en los últimos años. Por consecuencia, es importante identificar perfiles de infractores con el objetivo de mejorar las intervenciones y así, la reducción de riesgo de conductas delictivas futuras.

Habida cuenta de este estudio, se perciben limitaciones en la herramienta IGI-J relacionadas con el carácter global de sus constructos y se presenta como alternativa el protocolo VRAI que destaca en la facilidad de uso, al ser una aplicación informática que se codifica automáticamente y proporciona un informe final a modo de resumen, en donde a través del cuestionario de técnicos y el autoinforme del menor, se evidencia la mayor especificación en los principales factores de riesgo y protección,  adaptando la planificación de la intervención al perfil de riesgo específico del infractor.

Referencias

Andrews, D. A., & Bonta, J. (2010). The psychology of criminal conduct (5ª ed.). Cincinnati, OH: Anderson Publishing Cohttps://doi.org/10.4324/9781315721279.

Garrido, V., López, E., & Silva, T. (2006). La predicción de la conducta delictiva en el marco de la Ley Penal del Menor. En V. Garrido, E. López, T. Silva, M. J. López y P. Molina (Eds.), El modelo de la competencia social de la Ley de Menores. Cómo predecir y evaluar para la intervención educativa (pp. 61–130). Valencia: Tirant Lo Blanch.

Gómez-Fraguela, J. A., Cutrín, O., Maneiro, L., Luengo, M. A., Villar, P., Romero y Sobral, J. (2019). Valoración del Riesgo en Adolescentes Infractores (VRAI): Evaluación estructurada para la gestión del riesgo. Santiago de Compostela: Andavira.

López-Romero, L., Maneiro, L., Cutrín, O., Gómez-Fraguela, J. A., Villar, P., Luengo, M. A y Romero, E. (2019). Identifying risk profiles for antisocial behavior in a Spanish sample of young offenders. International Journal of Offender Therapy and Comparative CXII Congreso (Inter)Nacional Psicología Jurídica y Forenseriminology. https://doi.org/10.1177/0306624X19842032 Advance online publication.


Publicado en Psicología.