Rehabilitación psicosocial

En la actualidad, la intervención sobre las personas con algún tipo de trastorno mental grave, no puede entenderse si no es de un modo integral. Afortunadamente el tratamiento y la deshumanización sobre estos pacientes varió y mejoró con el paso de los siglos.

A modo de ejemplo, la trayectoria de la enfermedad mental durante los años, pasó desde quemar a los enfermos por pensar o creer que eran brujos, recluirlos en instituciones sanitarias sin contacto alguno con la sociedad, siendo presos de se mismos, hasta las terapias más agresivas como los comas inducidos y la electroconvulsión sin analgesia.

Es a mediados del siglo pasado cuando aparecen los psicofármacos, con una mediática solución milagrosa para tratar estos trastornos, sin embargo, con el paso de los años, han demostrado su limitación en los distintos tratamientos, demostrándose así la necesidad de impulsar otras opciones como la rehabilitación psicosocial.

El objetivo de este tipo de intervención, trata de ayudar a las personas con trastornos graves a reintegrarse en la comunidad y a mejorar su funcionamiento psicosocial, de manera que pueda mantenerse en su entorno natural y social, en unas condiciones de vida lo más normalizadas e independientes posibles.

Asimismo, es importante comentar el estigma social que existe en este colectivo. En muchas ocasiones, se produce todo un proceso de rechazo y discriminación, que se manifiesta en diferentes facetas de la vida:
→ En el plano relacional, el hecho de padecer estos trastornos, en muchas ocasiones sirve de argumento para ser excluido de grupos de amistades o mismo, por la propia familia.
→ En el campo de la autonomía y vivienda, hay que destacar que en muchas ocasiones tienen serias dificultades para ser arrendados o acogidos, tanto por los propietarios de los pisos, como por los vecinos alarmados por el desconocimiento social del trastorno.
→ En el ámbito laboral, la inserción tiene beneficios económicos para el empresario, ya que, de lo contrario, la contratación a personas con diversidad funcional se reduciría significativamente. Es común, que el interés por la contratación sea más, por el benefició económico o reputación, que por un pleno interés de inclusión social.

Este proceso de rechazo genera un pronóstico negativo de la enfermedad, produciendo un gran deterioro a medida que pasan los años

Por mi parte, intento colaborar (cuando el tiempo me lo permite) de forma voluntaria con ALUME Saúde Mental, en donde realizo un taller grupal afectivo-sexual con hombres.

Publicado en Psicología.