Hablemos de exclusión, integración y vulnerabilidad, con ejemplos

En primer lugar, para entender la exclusión tenemos que hacer referencia a la situación de exclusión y a los procesos de exclusión.

  • Por Situación de Exclusión se entiende aquella persona que ha dejado de pertenecer a la comunidad, es decir ha dejado de ser parte del conjunto básico social. El ejemplo más patente de estas situaciones sería la persona sin hogar.
  • Por Proceso de Exclusión se hace referencia a los mecanismos que funcionan en las interacciones sociales, pueden ser en familias, empresas, asociaciones, barrios, amigos… Son mecanismos que sirven para acotar quienes forman parte de un grupo, por ejemplo; como los que funcionan en los procesos selectivos de las empresas, en los procesos de elección y formación de amistades.
La mayoría de nosotros hemos padecido procesos de exclusión en nuestra vida. Sin embargo, no por ello estamos en una situación social excluida. La expulsión de un grupo no implica vivir una situación de exclusión social

En segundo lugar, tenemos el concepto de Integración que es, justo lo contrario a la exclusión. Son aquellas situaciones o procesos en las que los vínculos fundamentales (trabajo, familia y condición de miembro de un Estado en pleno derecho) son firmes y fuertes.

En tercer y último lugar definimos las situaciones de vulnerabilidad, que tienen un rango enorme de posibilidades pues son las intermedias entre las de integración y las de exclusión. La situación de vulnerabilidad es una situación en la que los individuos que la experimentan tienen dificultades para mantener, al menos, alguna de sus relaciones de trabajo, familia y ciudadanía. El ejemplo sería aquella persona que se encuentra en desempleo.

Publicado en Reflexiones.