El error no es decir “portavoza”

Alucinante, de repente, en cuestión  de hora salieron ilustres caballeros expertos en gramática a dar su opinión sobre este asunto, que si género gramatical, que si el léxico, que si la RAE, que si la pureza y castidad del lenguaje. Cuando terminaron los análisis morfológicos pertinentes, llegó el turno del ataque personal hacia Irene Montero.  Patente demostración de como nos comportamos a través de las redes sociales.

El debate debe centrarse en extinguir el lenguaje sexista

Mi opinión es que decir “portavoza”  fue un paripé político, sin embargo, dada la importancia y responsabilidad que tenemos en visibilizar la igualdad del lenguaje, me parece interesante que el debate se centre en este sentido. 

Es innegable que el uso del lenguaje masculino es mayoría, ¿por qué no se va a poder cambiar? Veamos algunos ejemplos  que encontré realizando una búsqueda en google, donde se utiliza el masculino de forma genérica para dirigirse a colectivos de hombres y mujeres.

  • Los alumnos de 4º curso ganaron el premio de ciencias. ¿No había alumnas?
  • Los trabajadores secundaron la huelga. ¿No había trabajadoras?
  • Los profesores de la Universidad asistieron a la gala. ¿No había profesoras?

Acabo de realizar una búsqueda con la palabra sexo en la RAE:

 

Es decir, aquellas personas expertas en el campo de la lingüística que asumen la inamovilidad del lenguaje, nos educan en que el sexo débil se refiere al conjunto de las mujeres y el sexo fuerte al de los varones. Creo que existen sesgos suficientes para desmontar esa presunta inamovilidad del lenguaje.

Publicado en Reflexiones.