Anécdota: Chapuzas y resolución de conflictos

Hoy voy a comentar con un ejemplo práctico, sobre que se entiende desde la Psicología por resolución de conflictos de forma efectiva.

Cuando el carpintero es un chapuzas…

El pasado mes de diciembre debido a unas humedades, la constructora se hizo cargo de las reparaciones en mi piso. En primer lugar impermeabilizando la fachada y posteriormente arreglaron los desperfectos causados en los interiores de las viviendas. Hasta aquí todo correcto.

En mi piso se trataba de cambiar el parquet, junto con las molduras que tuviesen humedades. Dejé las llaves al carpintero de tal manera que el entrase y saliese a su aire sin que nadie le entorpeciese su trabajo.

Así fue, estuvo dos días realizando las reparaciones dentro del piso.

La sorpresa…

Cuando llegue al piso y entre al salón, descubrí el pastel. El carpintero había cambiado con lamas nuevas una parte del salón y la restante, había aprovechado las lamas que se encontraban en mejor estado, de las que ya estaban puestas. “Casualidades”, acabó de poner las lamas nuevas en una esquina, evitando así hacer los pertinentes encastes de la esquina y posteriormente del marco de la puerta.

Lógicamente el contraste de tonos se notaba bastante.

(se aprecia una clara división, el parquet nuevo es el de la derecha)

 

Al pedir explicaciones  el arquitecto me comentó que ya “se irían igualando los tonos”, le dije que lo dudaba bastante, él me insistió que el carpintero le dio el visto bueno como acabado y que cualquier gasto a partir de ahora, debería correr de mi cuenta.

Aquí es donde comienza el proceso de resolución de conflictos.

Se trata de un proceso orientado a llegar a un acuerdo en una disputa, debate o cualquier otra forma de conflicto entre dos o más partes. Puede tomar diferentes formas: los participantes pueden negociar e intentar resolver sus problemas para satisfacción mutua, pueden retirarse de la situación y evitar interactuar entre ellos, pueden pelear y tratar de dominar a su contraparte, o pueden ceder y ceder ante la posición de su adversario.

“Propuse una solución satisfactoria para ambas partes”

El parquet me costaba a 23.50€ el metro cuadrado, necesitaba 12 metros cuadrados. Al arquitecto le faltaba mandar a un pintor para pintar algún desconche ocasionado por el carpintero al quitar el rodapié.

Mi propuesta : yo arreglo los desconches, así no tienes que mandar al pintor , a cambio de que “me des” los 12 metros de tarima, encargándome yo de montarlos.

Y así fue … El sábado en 8 horas había desmontado la tarima antigua, montado la nueva y empastado los desconchados.

Fotos:

 

Resultado final:

 

Publicado en Psicología.